Fundación Qevime

Aún está presente en nuestra sociedad la diferencia de género, diferencias sociales y laborales de la mujer.

Entre ellos, esos arcaicos arquetipos que han y están condicionando la progresión de la mujer en la sociedad para que las diferencias sociales sólo se equiparen por condiciones físicas y no sociales.

La mujer sigue siendo identificada por su cuerpo, sus relaciones, su belleza y destacan aquellas que posean estas cualidades.

Por su parte, el hombre va adaptándose a los cambios sociales y siendo más consecuente y con el rol de la mujer trabajadora y las consecuencias que genera.

Pero para los medios de comunicación el género masculino no ha evolucionado y sigue comportándose de la misma manera que hace dos siglos, la literatura, el cine, la publicidad, y hasta los libros escolares legitiman la desigualdad. Mostrando a la mujer únicamente como objeto sexual, como madre, o como ama de casa.

 

Publicado en Notas
Share this post, let the world know

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *